miércoles, 23 de febrero de 2011

María García Mateos. (Acróstico)



Madurez  con cabellos de alboradas
Alegría en que baño mis días
Reinando entre las algarabías
Insuflantes de vida a bocanadas.
Al cruzar el portal cada mañana
Gracias doy y en retorno las recibo
Aire fresco que me sirve de estribo
Recital con que inicio mi atelana.
Cuando María, centro de la clase
Inicia en letanía su dictado
Auguro que el silencio nos envuelve.
Me veo transportado a otra fase
Ausente de esta vida, ensimismado
Todo tiene sentido, se resuelve.
El ¿por qué? que desvela estos misterios
Os aseguro que tiene una razón:
Salvar almas de grises cautiverios.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada