domingo, 23 de septiembre de 2012

Al ver ocultarse la montaña...



Al ver ocultarse la montaña
entre la blanquecina nube
en su avanzar pausado,
tengo la impresión
de volar con ella
hacia ti.

Las finas gotas de lluvia
apenas llegan
a humedecer el suelo.

Son como fresco rocío
para tus labios
tan ansiados por mi boca,
para tu cuerpo
tan ansiado por mi.

Pedro Vera Sánchez, Trinidad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada