viernes, 20 de junio de 2014

Sueños rotos.

Entre la apariencia y la realidad existe una negra zona que, por vasta y desconocida, suelo llamar tierra de nadie, en la que habita la confusión y por la que vagan nuestras ilusiones camino de ninguna parte.
Será por eso que algunos besos no sepan a miel y nos quedemos con la hiel en los labios.
Y los sueños rotos.


Pedro Vera Sánchez, Trinidad.

4 comentarios:

  1. Los sueños siempre se rompen cuando no alcanzan los objetivos.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Francisco.
      Y que vivan los sueños aunque se hagan trizas en ocasiones.

      Eliminar
  2. De esas lecciones también se aprende...


    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Efectivamente, Mark.
      Viviendo y aprendiendo.
      Saludos.

      Eliminar