viernes, 1 de noviembre de 2013

LA ALPUJARRA

                      Trepando
más rápido que la niebla,
observo mil caras blancas
                     (con risas en sus balcones)
desafiando el valle
anclado allá…
                     en el fondo.

                     La mañana
almacena en su frescura
la timidez de las erguidas chimeneas
que llevan horas calladas.

                     Despierta el sol en las pizarras,
saludando, apenas,
unos tiestos preñados de claveles
y el solitario espontáneo
que se ha resistido a abandonar
la tierra que le vio nacer.

                     Cuando el sol hiere la silueta
del cercano horizonte,
mezclado entre el llanto
de innumerables lenguas de fuego,
veo como, lentamente
                     (y silenciosa)
se acerca la luna
entre el helar de la noche.


                     El silencio se quiebra
salpicado por el brillo

desprendido de tus ojos.

Pedro Vera Sánchez, Trinidad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada