jueves, 8 de marzo de 2012

Tu presencia...


Tu presencia
ha saturado mis sentidos,
que los halagos de Mayo
lozanos te envuelven.

            Yo, desde las injurias
de un frío Enero
te observo como estrella verde
luciendo nido de coloridas plumas.

            Mi llanto no llega al mar,
vaga en arroyos de nieve
mientras tu alma es prisión de fuego
y tu esperanza ondea al viento.

            La mar permanece muda
desde tu llegada
                                   y las olas…
duermen en la esperanza
de deslizar su quilla
por los poros de tu piel
con su vaivén suave y fresco.
            Dos pompas de luz
ancladas en tu cara
rasgan la noche,
desafían el silencio
y rompen el espejo
que cobijaba a la Luna.

Pedro Vera Sánchez, Trinidad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada