lunes, 15 de julio de 2013

Adagio.

Tras esta prolongada vigilia onírica

un despertar en forma de Adagio

ausente de Lara

es totalmente imposible.



La realidad no es más

que un ingrediente del sueño

que se hace patente,

se perpetúa, se instala

e inunda mi cuerpo ávida de pasión,

ardiente caudal de emociones,
con tintes de Allegro,

que reactivan efervescencia veinteañera

en un cuerpo cargado de años
que canta y se mueve a tempo Larghissimo.

Pedro Vera Sánchez, Trinidad.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada