jueves, 29 de agosto de 2013

... de la roja aurora.



El sol diluye la penumbra 

de mis manos ciegas
buscando tu figura
y asoma tu poderoso encanto
cuando tus labios callan

tras la primera caricia.



Figuras puras  
cual verdades 
dichas en susurros.



Susurros que galopan 
levemente
al encuentro de la roja aurora.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada