martes, 13 de agosto de 2013

El G.O.



Si llegase el día en que se exigiera ganar una oposición para acceder a ocupar plaza o sillón en el Congreso o en el Senado, tal vez serían legión los amigos que, al igual que yo, nos afanaríamos en preparar el temario.

Pero mucho me temo que surgiría un problema de siglas.

¿O tal vez seríamos “El GO (Grupo Opositor)”?

Curiosamente al ser el “TO GO” nos obligaría “a ir” contra el G8, G12, G20...

Ou peut-être lutter pour le changement pacifique.

Lo que tengo claro es que el ordeno y mando de unos pocos en su beneficio, perjudica gravemente a millones que, con un justo reparto, tendrían menos mando pero más bienestar. Entre esos millones creo que se encuentran, anclados e indefensos, miembros de las fuerzas armadas, agentes de orden público, dependientes, sanitarios, docentes, discapacitados y otro largo etc.
Dicen que existe un llamado "Registro de la Propiedad" en el que aparecen todos y cada uno de los bienes de los residentes de este país. 
De lo que no tengo certeza es si consta también el origen del dinero de la compra, ya que no es lo mismo si la procedencia es de un trabajo remunerado a lo largo de una vida que por calentar sillón durante años sin trabajo ni mérito reconocido y, a lo sumo, tener un incipiente callo en el dedo índice causado por pulsar el botón correspondiente, según intereses propios o de partido, en determinados momentos de extrema necesidad, teniendo para ello que aparcar la siesta, la tablet, el Iphone o el Ipod en el momento preciso.

Perdón, por andar enfrascado en otros mundos e ideales, no había mirado el calendario y el siglo XXI no es apto para utopías.

Intentaré resetear mi disco duro.

Mientras tanto, dormiré un rato,

¡Qué falta me hace vivir ese ansiado sueño!

                      (Trinidad)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada