miércoles, 5 de febrero de 2014

Va la luna...

Va la luna hacia su ocaso
terminando el recorrido
se percata de su olvido
y desacelera el paso


Con sus cabellos dorados
y tras una noche al raso
con los ojos entornados
de dolor amoratados
va la luna hacia su ocaso.

Va cargada de tristeza
su cuerpecito encogido
y agachada su cabeza
marcha con delicadeza
terminando el recorrido

El sol le apunta de frente
pasó la noche escondido
y al asomar de repente
la pobre, tan inocente,
se percata de su olvido.

Yo la miro y adivino
que las musas del parnaso,
entre las ramas de un pino,
dificultan su camino
y desacelera el paso.


Pedro Vera Sánchez, Trinidad.

2 comentarios:

  1. Respuestas
    1. Gracias amiga Purificación por tu comentario.
      Con amigas como tú me siento dichoso.
      Un abrazo.

      Eliminar