sábado, 18 de agosto de 2012

... mientras compongo el poema.


¿Cómo el inmenso océano
sujeta su furia
y deja llegar
mansamente sus aguas
a besar la arena de la playa?

¿Cómo el espacio infinito
sujeta todas
(y cada una)
de las estrellas
para que disfrutemos
al contemplarlas?

¿Cómo el intenso amor
que sentimos
nos mantiene separados
para gozar más intensamente
de nuestros reencuentros?

El día que exista respuesta
a mis infinitas preguntas,
si sigo vivo,
veré el mar agitarse,
las estrellas titilar
y mi corazón…
volar a tu encuentro
para llevarte el calor
que, en las noches frías,
necesita la seda de tu piel.

Y seré tan feliz
como lo soy en este momento
mientras compongo el poema.

Pedro Vera Sánchez, Trinidad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada