lunes, 13 de agosto de 2012

Qué agradable...

Qué agradable volver
a inhalar el frescor de tu aroma
entre las sábanas de mi cama.

Qué agradable volver
a sumergirme en tu recuerdo
y bucear en tus sueños
tan recientes.

Que agradable volver
a sentirte cerca de mi,
acariciar tus huellas
antes de despedir la noche.

Un ondulado cabello
reposa, delicadamente,
junto a mi cara
para traerte ante mí,
cuando me aleje entre los sueños,
a ofrecerme tu delicada
y dulce caricia.

Pedro Vera Sánchez, Trinidad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada