lunes, 28 de marzo de 2011

NOCTURNO DE LA EXISTENCIA

Paráfrasis a Jairo Poveda


Hay momentos, tan amargos,
que asemejan un silencio perdido,
escurren un invierno entre mis manos
y levan las anclas de mi nave,
que rola sin timonel.

Momentos que rompen
el crisol de nuestras lágrimas.

Son como guiños del espíritu
que se traga el brebaje del alma,
como alcanzado destino
en noches de polvo y barro.

Hay momentos locos de hastío
que dejan su herrumbre
en el hierro de nuestra rabia,
roban obscenamente
el polen de mi ilusión
dejando sólo escombros
de esperanzas en mis manos.

Son momentos que rasgan
el cielo por las noches
como cuervos en las sombras
mirando la luna… 
                     a través de mi ventana.


Pedro Vera Sánchez, Trinidad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada