jueves, 3 de marzo de 2011

Torre vigía

Te imagino dormida en la noche
ajena a mi mirada y a todas.

Te observo viva, repleta de inseguridad,
paseando bajo el sol de primavera.

Te acompaño en tus ausencias
entre la soledad de tantos extraños
… y te quiero.

Y porque te quiero,
te imagino dormida, insegura,
rodeada de extraños,
pero viva, fuerte y decidida
a romper tantas ausencias y recelos.

Decidida a darte una bocanada de libertad
que te ayude a virar la nave
y guiarla a mi puerto.

Pedro Vera Sánchez, Trinidad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada