jueves, 3 de marzo de 2011

Perdóname día

Perdóname día
pero tu tránsito es duro
y mi cuerpo está débil.

Perdóname día
porque tu discurrir,
tan lento, tan cansino,
sume mis instintos
en la desesperación
hasta que
un golpe de aire fresco
me devuelve a la vida.

Gracias aire,
gracias día.

Pedro Vera Sánchez, Trinidad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada