miércoles, 25 de septiembre de 2013

EL JUEGO



Desde mi balcón,
escondido tras mi espada,
yo me río, yo me lloro.
Desde mi balcón
todo se divisa claro,
que abajo, la confusión
suele andar envuelta en nubes.
Oteo desde mi balcón
sólo aquello que me place
que aun siendo dura esta vida
lo bello a su lado pace.
Suelo estar en mi balcón
cuando juego al escondite.
Si el contrario no me halla,
si le va mal el envite,
que suba hasta mi atalaya
que a quien bien llega se admite.
A veces bajo hasta aquí
para hablar con mis amigos,
para contarles mis cosas,
para escuchar lo que dicen.
Con ellos comparto el vino,
jugamos al dominó,
con ellos grito en silencio
si su pesar adivino.
Al terminar, 
de nuevo subo al balcón
y descargo la tormenta 
que aloja mi corazón.
Desde mi balcón,
escondido tras mi espada
yo me río, yo me lloro.
Con el agua de mi risa, 
con el pozo de mi llanto
voy regando el pergamino
al que le he cantado tanto 
a lo largo del camino.
                                                                    
                        (Trinidad)

2 comentarios:

  1. MENOS MAL QUE BAJAS A COMPARTIR TUS VIVENCIAS, ES BUENO TENER LA PALABRA AMIGA.

    ACÁ ESTOY AMIGO.
    TE SEGUIRE. TE ESPERO POR MI SITIO PRINCIPAL.

    lujanfraix.blogspot.com

    UN BESO.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias amiga por tu comentario.
      Nos leemos.
      Un abrazo.

      Eliminar