lunes, 24 de enero de 2011

EGRESO, resultado de una noche de cena con los compañeros.

En el cenáculo
el areópago da alojo a Baco
entre vapores de algodón
                                  e hilos proteicos.
El negro matorral boscoso
de ávida calí,
poco antes atusado entre sombras acuáticas,
ofende mi incipiente tonsura.
El viento de una canción
daba a sus cuerpos la cadencia de una lira
                                  entre salsa y rumba
mientras, por una batahola arrastrado,
la epífora ahoga mis órganos ambulatorios
                                  que a la silla me rinden.
Azotan mis oídos
descompasados sones
cuando, desde su bósforo,
emerge una voz almibarada
                                  que a cantar me invita.
Calaveras del lupanar,
ansiosos de un botín no conquistado,
con sus rostros báquicos,
desaparecen por el albañal
                                  mientras cantamos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada