martes, 18 de enero de 2011

A la hora de los sueños.


Esta mañana, 
a la hora en que los sueños 
se apean de la noche, 
me ha sorprendido la nube 
iniciando su ascenso al monte.
Los pajarillos, a esa hora, 
despertaban la mañana.

Esta noche, 
a la hora en que los sueños 
visitan las alcobas, 
entre las cuerdas del tendedero,
me ha sorprendido la luna.
La nube dejaba paso
a las tímidas estrellas
que osaban manchar el cielo.

Esta mañana 
he mirado el sol
y he escuchado el canto 
de los pajarillos.

Esta noche en la terraza, 
entre las cuerdas del tendedero, 
he mirado la luna 
y he creído escuchar tu voz.

Y no era hora de sueños, 
ni de pajarillos.
          
Pedro Vera Sánchez, Trinidad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada