lunes, 24 de enero de 2011

Porque no sabemos, ni sabremos nunca, cuál será la última puerta que cerremos, la última ventana que abramos, el último aliento que respiraremos... "Mañana puede ser tarde"

Mañana es tarde.


La mañana,
a menudo me sorprende
antes de apearme
de la vigilia de la noche,
sumido en mil pensamientos,
intentando poner en orden
la maraña de sentimientos
que forman mi vida.

El mañana, no sé bien
qué me habrá de deparar.
Ni tan siquiera estoy seguro
de si me espera un mañana.
El calendario, como el pan,
me lo sirven a diario
y el mañana…
vive oculto detrás de cada noche.

Mañana es ya,
que cabalgo en la noche
atado a sus lazos,
asido a sus crines,
recostado en su lecho,
atento a tus pasos
por si decides regalarme,
ahora, alguno de tus instantes
ya que, de la vida,
desconocemos aún
dónde se esconde el mañana,
y el frescor de otras mañanas,
y mañana,
            … mañana puede ser tarde.

Pedro Vera Sánchez, Trinidad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada