lunes, 24 de enero de 2011

TEDIO

Conversar con el espejo
es como lanzar palabras al vacío
en un diálogo con la ausencia.

Es como un bosque talado,
                                       sin árboles.

Es como un folio en blanco,
                                       sin poema.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada