lunes, 24 de enero de 2011

Perplejidad

Pobre navegante:
Creía haber dejado
sus escasas palabras
ancladas en un océano de tierra.

La realidad llegó a iluminar
                                 (con el tiempo)
                                        su confusión.

Solo era una hoja de papel
                             ... reciclado.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada