viernes, 15 de octubre de 2010

Para Diana, alumna en prácticas.

Como golpe certero en la Diana
de mi corazón adormecido
irrumpiste para alegrar
las rutinarias mañanas.

Tu llegada alegró
mis tristes y cansados ojos
como suave música
que penetra a través de los cristales
desde la vecina aldea.

Tu presencia,
fresca, callada y atenta,
resultaba ser cada mañana
como una bocanada de aire,
aire fresco de la sierra
con olor a pino.

Tu cuerpo,
bello, esbelto, delicado,
deambulando por el aula
entre los niños
se confundía con los reflejos
del sol en los cristales,
como una sombra inaccesible.

Y estabas allí, a mi lado,
como una sombra,
como un sueño,
con tu callada presencia,
inaccesible y tan cercana
como el aire de la sierra
y el olor de los pinos.

Pedro Vera Sánchez, Trinidad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada