viernes, 15 de octubre de 2010

Satírico

COMO EL AIRE... EN EL AIRE

Yo, viviendo en mi humildad,
desconfío del prepotente.
Sus alardes podrían llegar a cegarme
y viviría abocado a largos y crudos
inviernos grises...

Yo, viviendo en mi humildad,
sabedor de mis debilidades
(todas)
conozco mis limitaciones
y con agrado las asumo.

Yo, viviendo en mi humildad,
noto cómo la fuerza de la razón
se me aferra y me atenaza...

Tú ...
puedes (si quieres) elegir...
y seguir siendo
... libre, como el aire...
en el aire.



CONCIERTO SENTIDO (I)

Agro
que de tanta yunta torna inculto.
Entono innato
libado con el néctar de los días.
Cráter roto
de lava fría, de ausente lauro.
Vano grial
ebrio de tan sobria grey.
Sicario
de voces emergentes.
Rentista
de huellas plateadas sobre parietal surcado.
Rey destronado
apéndice asustado que no levita.
Crupier
de fulanos, menganos y zutanos.
¿Por qué detestas lo que miras
para mirar lo que quieres?



CONCIERTO SENTIDO (II)Saurio inquieto
amante polícromo.
Canicas ensartadas
con hebra floja.
Evasión de un Renoir
o parto de un Sorolla.
Fontana incontinente
esclava de tu ego soberano.
Bajo áurea cascada
se difumina el halo.
Destruye esa oscuridad
que agrestes senderos abocan
al más frondoso vergel.



CONCIERTO SENTIDO (III)Tu,
que poseyendo el don lo explotas,
rocín exhausto,
cigüeña de giraldas,
golondrina, alfarera del sonido,
¿Quién eres?
Tu,
de levógiro atuendo cubierto,
esclusa de mancebo,
observador de inquietos ojos,
catarata de aguas oscuras,
¿Quién eres?
Tu,
fronda impenetrable
piel sedienta de su piel,
cauce de lentos diluvios,
rey de sobriedad mesurada,
¿Quién eres?
Tu,
conocedor del alfoz,
árbol preñado de ramas,
linotipista de fuentes encinta,
cálamo que sangra ubérrimo,
¿Quién eres?
Yo,
Estrella de rutilante flaqueza,
Polizón de obrador,
Faquín impúber
¡¡te brindo mi muerte
cuando muera!!



CONCIERTO SENTIDO (IV)
Para contar tu vida me faltan palabras.
Para contar tu vida necesito tiempo,
porque tu vida, sin ser larga
¡cuánto ha vivido!
Compañero de Vulcano
has dado forja a tu alma.
Alma de Dios, que a Dios provoca,
con Él conversa y su palabra plagia.
Ánfora, que la amistad se te escapa
por la porosa arcilla.
¡Como te eleva el rojo leño humeante!
Sin ver lo que otros miran
miras donde los otros no ven,
conversador ameno, que traes ante ti la ausencia.
Cocinero de pócimas, bebedor de brebajes
entre olores a incienso
al calor del pabilo rojo de la vela.
Buscador de tomillo,
de salvia y de mejorana.
Imán de la inopia, en ella moras
y a tus ojos la opulencia escapa.
No hay apósito que ataje
tanta bondad que derramas,
a veces, mal entendida.
Deja ya esa vida, Sancho
que se te secan los sesos
y esas sombras graznan una espera fría.


SÁTIRA
(A un buen amigo) Eres del bautizo el niño,
Eres el novio en la boda,
Eres del entierro el muerto.
(De la canción Dama Dama, de Cecilia)

Llevas padres y padrinos,
siendo del bautizo el niño.
Tienes suegros y cuñado,
eres el novio en la boda.
Te acompañan tus amigos,
eres del entierro el muerto.
¿Se necesita algo más
para ser protagonista?
Una vida tan intensa
será difícil vivirla
si no encuentras recompensa
para poder repetirla.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada